viernes, 23 de diciembre de 2011

La microcultura está de moda

"Próxima parada...Callao". La Gran Vía madrileña está llena de planes pero el que te ofrecemos hoy es de lo más alternativo. Amigos, cañas, tapas y de postre… ¡una micro-obra de teatro! Una, dos, tres… o las que quieras. Esta es la oferta que encontramos en pleno corazón de Madrid. En la calle Loreto y Chicote, más concretamente en el número 9, está situada la sala de Microteatro por dinero, un lugar que no deja indiferente a nadie.  

Dicen que los mejores perfumes vienen en frascos pequeños. En el caso de Microteatro por dinero se cumple y con creces. Se trata de una iniciativa de un grupo de casi cincuenta actores, directores, artistas y dramaturgos que pusieron en marcha en el año 2009. 
A priori, la idea consistía en “ocupar” trece habitaciones de un antiguo burdel en la calle Ballesta y allí representar durante unas semanas micropiezas teatrales con la prostitución como leitmotiv.  El espacio fue cedido por la asociación Triball a Miguel Alcantud, director de series como “El Internado” y “Águila Roja” además de autor de la idea y coordinador del proyecto.  Tras inmensas colas y esperas para ver las representaciones de Ballesta, nació el Microteatro por dinero que hoy conocemos.

Microteatro no es nada nuevo, se hace desde los años 70, lo innovador es la fórmula de que existan diferentes salas donde se representen obras de una misma temática. En definitiva, lo que nos ofrecen en el número 9 de la céntrica calle madrileña. Podríamos definir esta iniciativa como una nueva forma de entender el teatro, un teatro que está más vivo que nunca, viviendo una nueva época dorada en pleno siglo veintiuno. 

En este nuevo espacio se lleva a cabo la misma filosofía con la que nació el proyecto. Todo es reducido: El escenario, el público, la duración y el precio; cuatro euros cada pieza teatral de quince minutos de duración, bastante asequible para nuestros bolsillos en tiempos de crisis. Los actores y el público comparten un mismo espacio reducido y es que las salas son tan pequeñas que no pueden ser ocupadas por más de ocho o diez personas. Normalmente de pie y en contadas ocasiones podrás disfrutar de la obra sentado, dependiendo de la exigencia del guión. 

Este limitado espacio escénico es tá dividido en cinco salas con un sistema de paneles móviles que la dividen o la dejan libres para hacer otro tipo de eventos, como obras más grandes, proyección de cortometrajes, películas inéditas y hasta conciertos. En microteatro el arte y la creatividad siempre tiene cabida, prueba de ello es la exposición fotográfica de Nuria Sánchez Guzmán, que reúne durante este mes en "La pared de enfrente" los retratos más terroríficos de la historia del cine de terror, extraídos directamente desde su pincel para todo el que se atreva a pasar un rato de miedo. 

El menú teatral lo compone cada uno a su gusto, según las ganas que tenga de ver teatro o según el dinero que se quiera gastar, así de sencillo. Cada mes hay una temática común que se representa en cada una de las cinco salas en seis pases diarios. En el caso de Noviembre se ha desarrollado el tema “Porque te asusto”, con motivo de “Halloween” y durante Diciembre tendrá lugar “Por el futuro”, de cara al 2012 que está a la vuelta de la esquina. 

La cercanía y proximidad es la auténtica magia y esencia de microteatro, esa que te atrapa, haciéndote partícipe de una historia única que tiene lugar entre cuatro paredes de una antigua carnicería. Podríamos decir que es una experiencia totalmente única tanto para los espectadores como para los actores que interpretan cada pieza teatral, además de los autores, que también tienen su mérito propio debido a la escasa duración para desarrollarla. 

Artistas tan ilustres y consagrados de la talla de Tristán Ulloa, Nancho Novo, Juan Tébar o Elvira Lindo, han estrenado exitosos textos en Microteatro, pero también numerosos artistas nóveles tienen cabida en microteatro, iniciativa que además fomenta la nueva creación abriendo puertas a jóvenes artistas. A través de su página web se ofrece un espacio para recibir proyectos, y cada mes llegan más de cien guiones para elegir qué obras se van a representar según los temas propuestos. 

Actualmente, tras la gran demanda de público y gente interesada en esta iniciativa se está planteando la posibilidad de que microteatro se amplíe a otras ciudades de la geografía española e incluso, en un futuro no muy lejano, fuera de nuestras fronteras. 

Además de escritores y guionistas, cada vez son más los actores que quieren ser partícipes de la experiencia de microteatro por dinero. Numerosos rostros televisivos y futuras joyas del cine español han pasado a formar parte de esta experiencia que todos consideran como única, especial e irrepetible; Ana Risueño, Lola Baldrich, Dafne Fernández, Leticia Dolera, Marina Salas, Aura Garrido, Jimmy de Castro, Javier Hernández, Ana del Rey, Nacho Aldeguer, Andrea Ros, Javier Calvo, Eduardo Casanova, o Cristina Alcázar, entre muchos otros. 

Si hay algo en lo que coinciden todos los que han pasado por las mágicas paredes de Microteatro es que volverían a repetir la experiencia con los ojos cerrados

Para Javier Calvo, “cada función es muy distinta porque cada público es muy diferente. Al tenerlos tan cerca, según el estado de ánimo que tengan se nos contagia”. Su compañera, la actriz Andrea Ros destaca que “es una experiencia única. En sí ya el teatro es magia por el público pero si le sumas el espacio tan reducido con tanta cercanía es un privilegio”. Estas dos jóvenes promesas del mundo de la interpretación colgaron el cartel de “no hay entradas” durante más de un fin de semana en Loreto y Chicote 9, con su obra “Carachina”, un texto de Álvaro Aránguez bajo la dirección de Chos, quien repite en Microteatro el próximo mes de Diciembre dirigiendo íntegramente las cinco micropiezas de las cinco salas en la sesión golfa. Todo un reto que como directora, lo afronta con mucha ilusión además de inevitables nervios, confiesa. 

Normalmente, las caras de los espectadores que salen de las diferentes salas suelen ser muy parecidos, una mezcla de complicidad, ilusión, fascinación y embelesamiento se refleja en sus rostros. La mayoría coincide en que les sorprende muy gratamente la cercanía con los actores. 

El pasado mes de Octubre se cumplió un año del nacimiento de esta iniciativa y con motivo de su primer aniversario, numerosos actores interpretaron en plena calle las piezas teatrales que se representan en las salas. Tras el éxito obtenido en estos últimos meses, si hay algo previsible es que cumplirán muchos años más.

Ilusión, libertad, intimidad, cercanía, realidad, pasión, sentimiento, ingenio o emoción son algunos de los ingredientes que componen este dinámico proyecto. En definitiva, magia y creatividad en estado puro. C/Loreto y Chicote, 9. Cinco salas, seis pases. Pasen, vean, emociónense, disfruten y… volverán. Una medicina infalible para olvidarse de los problemas y evadirse de la realidad durante, al menos, diez minutos. 
Microteatro por dinero se ha convertido, además, en un punto de encuentro para toda la gente del mundillo audiovisual. Un lugar abierto para todo el público donde disfrutar de una iniciativa única y pionera en nuestro país. Pero actualmente no sólo el teatro vive y subsiste del prefijo micro- ya que lo comparte con otros conceptos novedosos e interesantes, como los microrrelatos.

Este fenómeno es novedoso en nuestra literatura desde su implantación a mitad de siglo, convirtiéndose a día de hoy en una propuesta literaria que cada vez tiene más cabida en nuestra sociedad. Maestros insignes e ilustres como García Márquez, Arreola o Monterroso han dado paso a que numerosos autores anónimos tomen el relevo dominando la palabra y la retórica en reducidos caracteres. 

Como dice el refrán, lo bueno, si es breve, dos veces bueno. Así es la microcultura que reina y está de moda en pleno siglo veintiuno. ¿Será una moda pasajera o se habrá implantado en nuestro país para quedarse? Eso, ahora, está en nuestra mano.



http://batchgeo.com/map/4b01a7f43578e680258a42106c71c660

No hay comentarios:

Publicar un comentario